Tuesday, January 2, 2018

Preparados por todo lo que se nos viene encima.



Comienza el 2018

La luna de ayer 31 de diciembre del 2017 que cerró el año limpió con su energía para poder aliviar la tierra del dolor, los sufrimientos, el odio, las miserias humanas, ...

Crean o no, nos alivió, porque sabe que el 2018 puede llegar a ser más difícil que el 2017, aun cuando nuestra buena voluntad, bellos deseos, hermosos pensamientos y acciones estén presente para recibir al mismo.

Esté será mi 1era reflexión, consejo espiritual o como deseen llamarlo.

Llevo muchos años repitiendo muchas cosas que ya no repetiré, quién no quiso aprender, quién no tomó importancia, quién no creyó en ello fue su derecho, pero eso no significa que no fuera ser, que no pasará, que no lo vivirá.

Cuiden a sus seres queridos y lejos de buscar discusiones absurdas, sin sentidos, etc. Comiencen a buscar la parte positiva y amén ese lado, entreguen lo mejor de ustedes porque en la Unión estará la salvación.

La sangre de la familia pesa mucho, ellos no fueron seleccionados por uno, ellos venían en el paquete familiar por ende, Dios quiso que así fuera, entonces acabemos de aprender a respetar a nuestra sangre, a nuestros seres queridos y también a los amigos , a los colegas de trabajo, al vecino, al ser humano.

Es muy, muy, muy probable que esté año 2018 se presenten fenómenos y desastres de la naturaleza que no vamos a ser capaces de poder evitar.

Por ello el amor entre nosotros es sumamente importante, eso nos ayudará actuar diferentes antes y después de estos hechos aplacar ya no sólo nuestros dolores y sufrimientos personales, sino los que causan agentes externos.

El momento de aprender ya pasó, es hora de poner en práctica lo aprendido y hacerlo con mucho amor.

Los que han optado y deseado ser abanderados del odio y no deseen variar sus sentimientos van aprender en otra vida.

El respeto a los que ya marcharon, a esos ancestros que nos trasmiten luz es necesario porque son y serán una fuerza importante en todo lo que se avecina.

Las mentiras tienen fechas de vencimiento.

Las mentiras que han sido causa de tantos trastornos encontrarán su final y aquel que haya tratado de vivir de espalda a la verdad será descubierto y prisionero se sus propias mentiras quiénes los llevarán hasta las últimas consecuencias.

El mal no se trata con mal, se trata con bien aun cuando creemos que es injusto, porque haciendo un mal estarán haciendo un bien porque con la mentira y el arma que utilicen para lograr sus mezquinos y sucios intereses serán su propia destrucción.

Las llaves de la supervivencia seguirán siendo: La honradez, la honestidad, la humildad, la fidelidad a los bellos sentimientos y sobre todo el respeto y el amor así mismo y al prójimo. Y aun cuando sabemos de qué eso no va frenar nuestra partida a otra forma de vida, sí que nos vas hacer seres libres y preparados para poder aceptar lo que por la mano de Dios nos llega. Esa tarea de depuración es importante para seguir cumpliendo lo que sigue adelante.

Hay cosas que no podrán prevenirse, hay otras que sí y esas pueden prevenirse cuando estamos psicológicamente y espiritualmente preparados.

Tratar de salir adelante destruyendo a otros parece ser fácil para los seres miserables y mezquinos, pero su final no será el mismo que aquellos que van construyendo, ayudando, creando y transmitiendo lo mejor como seres humanos.

Amigo mata amigo.

Los intereses destruyen muchas cosas una de ellas es la relación de amigos y amistades. Es parte de la supervivencia entregar a un amigo a la hoguera antes de perder la posición económica. El dinero siempre ha estado maldito y el que mucho llamé al dinero para sus ambiciones mezquinas tendrá su entierro asegurado.

La familia es muy importante en nuestras vidas.

La familia es la base y el núcleo espiritual más fuerte después de Dios. Es sagrada. Nadie es perfecto, pero seguir hurgando en el ojo de ese que parece ser la oveja negra en la familia no será prudente ni productivo y alejaría cualquier posibilidad de Unión, de recuperar valores perdidos y olvidados.

El respeto se logra con respeto.

No busquemos fórmulas difíciles es simple. El respeto trae respeto. La mejor guerra que se gana es la que se evita y con ello se demuestra no sólo el poder de persuasión, también el sentido común, las buenas intenciones de convivencia y de supervivencia. Es demostrar poder y control de nuestro yo interno y demostrar nuestra inteligencia.

Todos sabemos amar y debemos ser agradecidos.

El amor es la clave final.

Si desde que abrimos los ojos agradecemos por tener esa hermosa oportunidad y durante el día, la tarde y la noche seguimos agradeciendo y lo hacemos con amor tendremos ganado un camino a recorrer, porque virtudes en esté mundo y en cualquier otro es ser AGRADECIDOS y demostrarnos la capacidad de AMAR.

Es mi humilde mensaje.

Ahora, es su decisión creer o no creer.

Yo seguiré caminando por la luz, esa que me guía y me dice que debemos ser cada día mejores seres humanos para estar preparados por todo lo que se nos viene encima.

Dios nos bendiga a todos hoy, mañana y siempre.

Bendiciones

Ladagoval
Osi Kam
1 de enero del 2018

New York